Trucos para corredores

Algunos consejos que debes seguir si has empezado con el sano hábito de salir a correr.

A quienes dicen que no corren porque enseguida les entra el temido flato, ya no tienen excusa. Es tan simple como continuar apretando ligera pero intensamente la zona del dolor e ir soltando poco a poco.

Este es solo el primero de los consejos de una larga lista que todo corredor debería seguir, si no a rajatabla (correr también es algo mental, vivir el entrenamiento de manera inflexible es casi tan malo como no hacer nada de deporte) si con ligera atención. Por ejemplo, es importante estirar. No hace falta hacer una larga tabla de ejercicios de estiramiento pero ten en mente unos 10 minutos de poner a tus músculos al máximo para recuperarse del exceso.

También hay que beber agua cada periodo de tiempo. Si sólo trotas unos 20 minutos no hace falta, puedes esperar a terminar, pero si eres de los que un día quieren prepararse para correr una maratón, cada ratito (sin necesidad de sentir sed) es recomendable beber pequeños sorbos de agua no muy fría.

Utilizar un calzado adecuado para evitar lesiones. Tener cuidado con el terreno por el que se corre para evitar los males de rodilla o la tan temida fascitis plantar, nutrete adecuadamente durante tus épocas de entrenamiento (nada de bollos industriales, mucho arroz, pasta y legumbres, etc.) pero escucha a tu cuerpo, no le prives siempre de lo que te apetece. Cuando termines el entrenamiento no lo hagas de golpe, baja el ritmo, trota un poco y termina paseando. Tu corazón volverá al ritmo normal de manera progresiva y lo mismo hará tu riego sanguíneo. Si paras de golpe puedes sufrir desmayos.

Descansa. Tanto si te preparas para una gran competición como si estas corriendo sólo por salud. No es recomendable forzar la maquinaría. Más vale una pequeña lesión que te tenga sin actividad durante dos días que, por abusar, tener que parar por más de dos meses.

Cuidado, el running engancha, se convierte en adictivo. El avance en la mejora física, la pérdida rápida de peso, el sentimiento de bienestar son la parte buena frente a una parte que indica que estás pasándote de la raya y que se manifiesta con la pérdida de apetito (tanto de comer como sexual), los problemas de menstruación en las mujeres y la desnutrición en general. Un pequeño test que puedes hacerte en casa para ver si estás sobrepasándote es contarte las pulsaciones antes de levantarte y después de hacerlo de golpe. Si en ese cambio han aumentado en más de 20 por minuto es que debes empezar a dejar de ser un yonki de las carreras.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.