Consejos de elongación y actividad física

0

La elongación suele ser la parte más aburrida a la hora de encarar una actividad física. De ser posible, nos la saltearíamos porque además de ser tediosa, puede causarnos dolor y malestar.

elongación 1

Sin embargo, hay que tener presente que la elongación es vital para nuestros músculos y en sí para todo nuestro cuerpo. De lo contrario, podríamos sufrir serias lesiones indeseables que fácilmente pudieran haber sido evitadas si hubiésemos hechos los ejercicios de elongación previamente.

Pero ¡a prestar atención! Porque de nada sirve si se encaran estos ejercicios con desinterés o con poca gana. En definitiva, de nada sirve hacerlos con irresponsabilidad.

Antes que nada, es importante repasar algunos conceptos para entender mejor cómo funcionan nuestros músculos y así hacer movimientos acordes a la necesidad de estiramiento de ellos.

Entonces, tenemos que saber que el músculo cuenta con tres propiedades mecánicas que son la relajación, la contracción, y la ya mencionada, elongación. Y, en muchos casos, solemos darle mucha más atención a las dos primeras propiedades por desconocer los múltiples beneficios que la tercera propiedad tiene para nosotros.

El concepto debe ser claro: elongar es ni más ni menos que estirar la musculatura. Y para ello, lo podemos llevar a cabo de dos formas: pasiva y activa. La forma pasiva es cuando alguien nos está ayudando a realizar el movimiento de estiramiento, o cuando nos vemos ayudados por algún elemento. Por el contrario, activa se refiere a cuando nos valemos por nosotros mismo para elongar.

Entonces, al comenzar la elongación, debemos tener en cuenta que el corazón, en estado de reposo, debe bombear una cantidad de cinco litros de sangre por minuto para que ésta se distribuya por el cuerpo en porcentajes relativos, de los cuales, el 24% de la sangre es dirigida a la musculatura.

Cuando entramos en calor al iniciar los movimientos, la frecuencia cardíaca se ve en aumento y, por lo tanto, la cantidad de sangre que el corazón se ve forzado a bombear es mayor, llegando incluso a ser cinco veces más.

Esto es importante para entender cómo funciona la maquinaria de nuestro cuerpo durante la actividad deportiva que estemos realizando, más aún si queremos que la misma sea de forma armoniosa y con beneficios para nuestra salud. En números, el corazón estará bombeando 25 litros de sangre por minuto aproximadamente, y los músculos estarán recibiendo el 84% de esa sangre bombeada.

elongación 2

Intenten ahora imaginar lo perjudicial que es para nuestro cuerpo no realizar los movimientos de elongación y precalentamiento necesarios. Forzamos así al corazón a tener que multiplicar el caudal sanguíneo y abastecer a los músculos, pero no le damos el tiempo suficiente para hacer esta tarea de forma paulatina. Por ende, la oxigenación de la musculatura tampoco será la deseada, cayendo inevitablemente en un umbral de posibilidad de dañarla. En concreto: lesionarnos.

Ahora pensemos también que la elongación no solo es necesaria para adentrarnos en la actividad física que vayamos a realizar, sino también en su etapa posterior, cuando hayamos concluido con nuestros ejercicios.

Y es que el músculo que no se elonga luego de haberse contraído por la gimnasia, tiende a acortarse y encogerse con el tiempo, lo que nos producirá resultados muy negativos tales como las lesiones musculares, contracturas, falta de flexibilidad articular y a nivel de los tendones, disminución del rendimiento y fatiga.

Por todo lo que te hemos explicado aquí, es tan importante dar tu 100% durante la actividad física que realices, pero también darlo en la etapa previa y en la posterior, si es que lo que te preocupa es cuidar tu cuerpo y tu salud, y que el ejercicio realizado no solo sea una demostración de tu destreza física, sino también una ayuda para tener una calidad de vida más óptima.

Y no olvides también, que los beneficios de la elongación van de la mano con la mayor resistencia, fuerza y rendimiento físico, así como también con mayor ventilación pulmonar y disminución del cansancio. Sin olvidar, claro, una mayor predisposición psicológica para realizar esfuerzos físicos. Entonces, ¿ya te convenciste de elongar?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.