La Importancia del Calentamiento en el Deporte

Durante la práctica regular de actividades deportivas, las rutinas de calentamiento son fundamentales para lograr un correcto acondicionamiento de músculos y articulaciones y así evitar las lesiones. Los ejercicios para ir calentando los músculos y lograr una actividad física más eficiente normalmente van incrementándose en intensidad a medida que nuestra propia rutina de ejercicios se vuelve más exigente.

¿Por qué es importante el calentamiento al hacer ejercicios?

Estos movimientos y ejercicios, normalmente denominados calentamiento, se realizan de forma suave y van aumentando en intensidad a medida que nos preparamos para el comienzo de nuestra rutina de ejercicios propiamente dicha. Gracias al calentamiento, el cuerpo se va adaptando a las distintas etapas de la actividad, y así se previenen lesiones y se puede restablecer el movimiento de algunas articulaciones sin que sea de forma brusca.

El calentamiento debe hacerse antes y después del ejercicio, de manera tal que los músculos y articulaciones vayan recuperando un ritmo de trabajo estable. No es beneficioso empezar de forma intensa de la nada, pero tampoco lo es detener la actividad totalmente sin descender de a poco el ritmo. Este tipo de cambios bruscos en la intensidad de los ejercicios y movimientos es la principal causa de lesiones en los deportistas profesionales y amateurs.

Calentamientos en el gimnasio

Cuando hacemos rutinas de ejercicios en el gimnasio, con máquinas o simplemente rutinas específicas, también es importante prestarle atención al calentamiento. Las rutinas en el gimnasio son especialmente importantes cuando estamos realizando ejercicios para incrementar la fuerza y la resistencia de los músculos, pero los expertos en deporte sostienen que cualquier tipo de ejercicio físico requiere, previamente, una etapa de calentamiento para reducir los riesgos de una lesión por exigencias no controladas.

Los ejercicios de calentamiento normalmente consisten en ejercicios moderados, acompañados a su vez de trabajos de estiramiento para ir aumentando de manera paulatina la temperatura corporal. La idea de estas rutinas es la de incrementar de forma progresiva la intensidad para que en el momento del ejercicio más exigente el cuerpo esté en óptimas condiciones para la práctica deportiva.

Al realizar la actividad física con un buen calentamiento previo, reducimos de forma notable los riesgos de una fractura ósea y las lesiones musculares. Otra gran ventaja es que el calentamiento ayuda a un mejor descanso de los músculos luego de una jornada de intensidad física alta, evitando las contracturas, fatigas, cansancios y dolores molestos.

En definitiva, tanto para la apertura como para el cierre de una rutina de ejercicios, asegurar un buen calentamiento nos brindará beneficios relacionados con una práctica más cómoda y agradable de la actividad física. El calentamiento deportivo tiene una incidencia directa sobre nuestro rendimiento en la práctica deportiva, y para un mejor desarrollo de nuestras jornadas de actividad física, prestarle atención a las necesidades de nuestro cuerpo se vuelve una necesidad imperiosa. Por eso, antes de desarrollar cualquier rutina de ejercicios, recuerda dedicarle unos minutos al calentamiento previo y posterior para que tus músculos y articulaciones no se vean expuestas a trabajos en condiciones desfavorables.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.