Prevenir el Dolor de Columna al realizar Actividad Física

Muchos corredores concurren a la consulta médica con la queja del dolor de cintura o de glúteo, que se irradia hacia el muslo anterior y a veces, en casos más graves, llega hasta el tobillo.

La intensidad del dolor puede tener todos los matices, ya que el mismo es subjetivo y depende de la sensibilidad de cada persona en particular.
Pero esto es una realidad y muy frecuente, que a veces se deja pasar, pues pensamos que tomando una aspirina, se calma un poco y problema solucionado.

Esto está muy lejos de lo que se debe hacer y para ello debemos conocer cuáles son los motivos posibles del dolor, cómo prevenirlo y qué hacer una vez que esté instalado.

Las causas de dolor de columna pueden ser múltiples:

1) Contracturas musculares, especialmente de los músculos intervertebrales, trapecio, romboides, glúteos y dorsales del tronco, generalmente por movimientos bruscos o esfuerzos exagerados.

– Esto ocurre tras realizar mudanzas, cambios de trabajo o situaciones de stress en las cuales estamos lamentablemente inmersos en estos tiempos modernos.

– Pero también puede suceder cuando en el gimnasio se trabaja sin un plan de entrenamiento armónico, que contemple en cada caso particular, los músculos que se deben reforzar, cuáles alongar, el tipo de ejercicio, la corrección de la postura en cada uno de ellos, y cuáles son los ejercicios que un sujeto NO debe realizar.

2) Desviaciones de columna (escoliosis, cifosis, lordosis, etc.).
– Muchas veces, el hecho de tener un miembro inferior milimétricamente más corto que el otro, produce escoliosis (desviación lateral) compensatoria de la columna y se corrige simplemente con un buen diagnóstico de un médico traumatólogo y la receta de plantillas adecuadas.

– Otras veces en mujeres que tienen busto muy grande y disarmónico con su columna cérvico-dorsal, se produce la cifosis (desviación antero-posterior de columna cérvico-dorsal) que en poco tiempo trae el dolor. Antes de realizar implantes mamarios estéticos, se debe consultar a un médico traumatólogo y deportólogo para que evalúe si en la biomecánica de la carrera, esto puede ocurrir. Especialmente en una corredora de larga distancia.

– El uso de tacos exageradamente altos produce una lordosis (desviación antero-posterior de columna lumbar) compensatoria que puede traer dolor también a nivel lumbar.

3) Compresión de los nervios que salen de la médula espinal.
o Esto puede suceder por artrosis, que es la degeneración de las vértebras, que sucede con el paso del tiempo, en algunas personas antes que en otras. Esto comprime los nervios y produce dolor progresivo.

– El sobrepeso favorece esta circunstancia. No es casualidad que los corredores de larga distancia de elite son longilíneos y delgados, pues es más económico trasladar un cuerpo liviano cuando las distancias son largas. La sobrecarga, no solamente disminuye el rendimiento, sino también comprime vértebra sobre vértebra con cada paso y sus respectivos discos lesionando con microtraumatismos progresivamente hasta que desata el dolor.

– También podría ocurrir que los discos (cartílagos que amortiguan el contacto de vértebra a vértebra), se lesionen y se produzca la famosa hernia discal (degeneración y protusión del contenido discal, con roce e irritación de los nervios que salen de la médula espinal para reclutar las unidades motoras).

– Algunos procesos tumorales vertebrales o perivertebrales (benignos o en menos casos los no benignos), que comprimen la salida nerviosa de las vértebras.

– Como podemos ver, algunas cosas se pueden prevenir (por ejemplo realizar los ejercicios adecuados y asesorados por el profesor de Educación física, kinesiólogo y médico deportólogo).

En todos los casos son tres las recomendaciones básicas:

a) Planificar la actividad física con un profesor de Educación Física. Él debe estar presente para recomendar una buena entrada en calor, buena elongación y esencialmente corregir los errores posturales e ir progresando en el objetivo. Me resulta muy cómico escuchar a algunas personas decir que tienen un mini-gimnasio en su casa. Es como tener un quirófano, pero sin el cirujano. Se puede tener la comodidad de un mini gimnasio, sólo si se esta constantemente asesorado por el idóneo. Si no, es peligroso.

b) Si existe sobrepeso: Concurrir con médico nutricionista y deportólogo para adecuar su alimentación. Bajar de peso siendo un sedentario, no es lo mismo que bajar de peso siendo un deportista. Esto es una ciencia y no recetas mágicas que se pasan de boca en boca.

c) Ante el menor síntoma de dolor, concurrir al traumatólogo deportólogo, para hacer un correcto diagnóstico, lo más precoz posible, para así facilitar la rehabilitación y recuperación adecuada.

Fuente: Portalfitness.com


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies