Tango

Otro de los tipos de bailes que existe aparte de la salsa es el tango, y es que en su historia el tango no tiene, como se cree comúnmente, origen sudamericano. Es un viejo baile gitano que llegó a Argentina a través de España, donde, probablemente, se contagió de ciertas características de las antiguas danzas moriscas. Los argentinos adoptaron este baile, eliminando algunos de sus rasgos gitanos, y le agregaron una cierta indolencia lánguida propia de su temperamento.

Luego de que París adoptó el baile hace unos años, su carácter sensual fue disminuido, y de una exhibición más bien obscena, que aún se permiten ciertos ejecutantes de cabaret, surgió una danza refinada y extremadamente fascinante, que no ha tenido igual en atractivo rítmico desde los días del Minué. Sin duda, el Tango correctamente practicado es la esencia del alma moderna de la danza, el autócrata de la “soirée dansant” actual. Ya que no es sólo un baile, es un estilo; para dominar el Tango uno debe primero dominar su estilo, absorber su atmósfera.

Entre los muchos puntos a su favor, éste no es el menos importante: que no sólo domina la gracia, y especialmente el reposo, sino que desarrolla e incluso crea estos dones. La única desventaja en los Estados Unidos es el hecho de que casi todos los profesores lo enseñan en forma diferente. Profesores ineficientes han enseñado y practicado una cantidad de pasos que no pertenecen a este baile ni a ningún otro. Para brindarle a la danza la popularidad absoluta que merece, debe ser “estandarizada”.

El Tango Argentino es sin duda el más difícil de los nuevos bailes. Quizás es por ello que algunas personas aún afirman que “no les gusta”. Otros, que nunca lo han visto, lo declaran “escandaloso”. Según principios generales, es humano desaprobar aquello que está más allá de nuestra comprensión o habilidad. Nos gustan más aquellos juegos que jugamos bien. Y así, durante un largo tiempo, la sociedad observó al Tango con recelo. Aquí y allá, en las esquinas de los salones de baile, se veían una pocas parejas intentando algunos pasos. Pero en general, en cuanto la música se desliza hacia las notas plañideras, seductoras, del baile sudamericano, todos desarrollan un repentino interés en ¡la cena!.

Artículo completo: Todotango


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.