Ejercicio, la verdadera fuente de la juventud Parte 1

¿Es posible recuperar la fuerza, bajar la grasa corporal o aumentar la resistencia aeróbica? ¿A cualquier edad? ¿No sería más fácil beber de la fuente de la juventud o una pastilla? Bueno es que existe una solución , excepto que no viene en forma de una píldora precisamente…es el ejercicio.

La Universidad de Tufts ha esbozado diez biomarcadores del envejecimiento como la masa muscular, la fuerza, el metabolismo basal, la capacidad de grasa en el cuerpo, la aeróbica, la tolerancia de azúcar en sangre, el colesterol total, la densidad ósea, la temperatura corporal y la presión arterial. Cada una es discutida en relación de cómo se van afectados a medida que se envejece y como el ejercicio puede ser una solución para el proceso de envejecimiento de ese biomarcador.

1. La masa muscular disminuye hasta 6,6 kilos de músculo con cada década después de la edad adulta, con pérdidas incluso mayores a partir de los 40.

La solución:

La adición de entrenamiento de resistencia, como pesas, tubos o bandas de resistencia, para tu programa de ejercicio te ayudará a fortalecerte e incluso a aumentar la cantidad de masa muscular.

2. La fuerza disminuye con una pérdida del 20% de las unidades motoras en los músculos entre los 30 y los 70 años.

La solución:

El entrenamiento con pesas o resistencia es la respuesta. Un estudio de hombres de 80 años de edad que iniciaron un programa de entrenamiento con pesas, bajo la supervisión de un profesional, demostró que nunca es demasiado tarde para empezar, algunos eran tan fuertes como los hombres sedentarios de 30 años al final de un año de actividad.

3. El metabolismo basal (el número de calorías que el cuerpo necesita para mantenerse) disminuye en un 2% por década después de los 20 años.

La solución:

Es muy importante cada gramo de tejido magro obtenido como resultado del entrenamiento de resistencia, a medida que pasan los años deberás quemar más calorías todos los días. El músculo es de 90% de tu metabolismo.

4. Aumenta la grasa corporal. El envejecimiento, el sedentarismo y comer en exceso, todo ello contribuye a un aumento de la proporción de grasa en el músculo entre los 20 y los 65 años.

La solución:

Realizar actividad aeróbica, como caminar, correr, nadar, andar en bicicleta para quemar la grasa corporal. Añadir la formación de resistencia para aumentar tu metabolismo y así serás menos propenso a almacenar la grasa en el cuerpo.

5. Disminuye la capacidad aeróbica en un 30% a 40% al llegar a los 65 años

La solución:

La actividad aeróbica aumenta la aptitud cardiorrespiratoria, lo que reduce el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

Ejercicio, la verdadera fuente de la Juventud Parte 2


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.