La parestesia en ancianos: cuidados que hay que tener

¿Nos ayudas? PUNTÚA ESTE ARTÍCULO
¿5 estrellas?

La parestesia es cualquier sensación de hormigueo que aparece en una zona específica del cuerpo y que desaparece rápidamente sin requerir ninguna intervención o terapia farmacológica.

parestesia en ancianos

En los casos de parestesia, los nervios que controlan el flujo sanguíneo en la zona afectada se comprimen de forma anormal, lo que provoca el entumecimiento de las manos o los pies. Por lo tanto, se trata de una afección irritativa relativamente limitada, como ya se ha dicho.

La parestesia no afecta al cuerpo en general, sino que sólo afecta zonas muy concretas como las manos, los pies y otras partes del cuerpo. Es relevante considerar que su carácter es siempre efímero.

La parestesia en personas mayores hay que tomarla con más cuidado si persiste o si se presenta muy a menudo y suele ser más duradera. Sin embargo, la sensación puede presentarse durante horas o incluso más de un día en situaciones más graves.

Es en estas ocasiones cuando es necesaria la visita al médico para una revisión exhaustiva y para descartar otros problemas como los circulatorios.

Esto es imprescindible cuando el episodio de parestesia es extremadamente prolongado. Más aún cuando se trata de personas de edad avanzada, ya que son las más propensas a padecer otra enfermedad.

¿Qué relación hay entre la parestesia y la ansiedad?

La ansiedad es una condición psicológica con una definición clara y cuenta con una gran cantidad de información sustentada científicamente. Sin embargo, el síndrome de ansiedad generalizada (TAG), en particular, es una enfermedad psiquiátrica con una amplia gama de síntomas físicos.

Algunos de ellos son el temblor, la elevación de la presión arterial o la dificultad para conciliar el sueño. También hay parestesia en TAG. Los pacientes con ansiedad generalizada acuden con frecuencia a sus médicos con síntomas que incluyen el entumecimiento de las manos u otras partes del cuerpo.

Por lo tanto, es comúnmente reconocido que el TAG y la parestesia están relacionados. Si se ha sido diagnosticado un trastorno de ansiedad generalizada no hay de qué preocuparse si se presentan etapas de parestesia.

Las situaciones de parestesia derivadas de la ansiedad tienen más probabilidades de durar un periodo de tiempo más largo. Estos episodios tienen lugar cuando los síntomas de ansiedad son más pronunciados y pueden persistir durante horas e, incluso, días.

Es importante recordar que algunos medicamentos utilizados para tratar la ansiedad que sólo tienen un impacto físico en el cuerpo del paciente también pueden desencadenar ataques de parestesia. Se trata de un efecto secundario que siempre debe discutirse con el médico que ha suministrado la medicación.

Causas de la parestesia

Tal como lo hemos mencionado, los ataques de parestesia pueden ser un síntoma de problemas de salud más importantes.

Dado que la enfermedad puede ser más problemática en ciertas situaciones, hay que tomar medidas para poner de manifiesto tales problemas como los daños corporales que se están desarrollando.

A continuación se enumeran algunos de los problemas de salud o factores que pueden causar episodios de parestesia en algunas partes del cuerpo:

  • La parestesia podría ser un síntoma de enfermedades neurológicas como, por ejemplo, la esclerosis múltiple.
  • Se puede experimentar una sensación de hormigueo durante la mayor parte del proceso de curación tras algunas fracturas, ya que pueden acabar dañando los nervios cercanos.
  • Diferentes partes de la cara pueden experimentar parestesia debido a migrañas y otros problemas relacionados con enfermedades de índole neurológica.
  • En ocasiones, la parestesia puede ser consecuencia de cambios hormonales, algo que ocurre con mayor frecuencia en las mujeres.

En todo caso, cuando la parestesia es prolongada y se presenta de manera persistente, se debe ver a un médico que haga exámenes exhaustivos.

La parestesia en ancianos

Cuando la parestesia se presenta de manera constante en diversas partes del cuerpo en las personas mayores no hay que temer, pero sí se debe ver a un médico especialista, pues puede ser síntoma de alguna enfermedad degenerativa que se presente con la edad.

Ahora bien, si el anciano sufre de problemas de movilidad, hay que cambiarle la postura con frecuencia para que la parestesia no se presente. No obstante, es mejor, en cualquier caso, contar con la opinión de un médico experto e incluso, acudir a servicios de atención personalizada y a domicilio, tal como la que ofrecen empresas de reputación como Beeping.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.