10 Emociones Frecuentes en el Deporte

Estas son las diez emociones más frecuentes en el deporte. Emociones que te hacen sentir vivo.
10 Emociones Frecuentes en el Deporte

El ámbito deportivo es fundamental en el marco de una vida feliz. Pues bien, en este plano emocional, al igual que en cualquier otro, es posible experimentar sensaciones agradables y otras menos felices. ¿Cuáles son las emociones habituales cuando realizas ejercicio físico?

Ilusión

Generalmente, la práctica de una actividad deportiva comienza desde la ilusionante perspectiva de la agradable novedad que se presenta como una sorpresa constante. Esta ilusión suele ser menos intensa con el paso de los días al alcanzar el plano de confort.

Alegría

Una alegría que aumenta tu bienestar psicológico y que no es un medio sino un fin en sí mismo. Por ejemplo, la alegría por haber alcanzado una meta personal. O, simplemente, la alegría que sientes después de haber superado todas las pruebas del entrenamiento.

Pereza

No todos los días son iguales. Y en muchos momentos tienes que sobreponerte a esa pereza inicial para continuar con tu ritmo habitual de entrenamiento. La pereza puede estar asociada al cansancio, o también, a las propias condiciones meteorológicas.

Motivación

Sin duda, esos instantes en los que te sientes totalmente motivado con el deporte son los mejores. En esos instantes de implicación consciente, te sientes totalmente comprometido con tu objetivo. Sientes que todo fluye de verdad en tu vida.

Esperanza

La esperanza del deporte puede darse en distintos niveles. Por ejemplo, algunos jóvenes empiezan a entrenar con la esperanza de poder dedicarse a ello profesionalmente en el futuro desenado destacar en ese sector específico.

Frustración

Existen momentos de desencanto, situaciones en las que tus expectativas se rompen porque no consigues avanzar en la dirección deseada. Sencillamente, necesitas invertir más tiempo en ese aspecto que te resulta más difícil. El éxito en una disciplinia deportiva depende, en gran medida, de la capacidad de resistir a esta percepción de frustración.

Aburrimiento

En el plano deportivo también puedes experimentar esa sensación de aburrimiento que hace que los minutos parezcan más largos y el propio presente menos atractivo. Cuando te aburres te cuesta más mantener la concentración.

Gratitud

El deporte puede quitarte algunas cosas, por ejemplo, tiempo para dedicarlo a otros fines, sin embargo, también te aporta otros muchos alicientes. Esta es una de las razones por las que cuando practicas una actividad que te encanta no puedes evitar sentir gratitud real por la fortuna de ocupar una parte de tu vida en esa actividad.

Impaciencia

Es relativamente frecuente querer observar resultados muy rápidos en poco tiempo. Sin embargo, la realidad es que resulta imposible observar esos resultados si no es a partir de la constancia del tiempo que da sus frutos poco a poco.

Valentía

El deporte hace brillar al héroe que hay en ti puesto que a través de tu actividad preferida luchas por ser tu mejor versión en el mejor de los escenarios existentes. Afrontas con valentía tu propia debilidad y desarrollas virtudes tan importantes como la constancia, la fuerza de voluntad y el deseo de cambio.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.