Lucha libre olímpica

La lucha libre olímpica es un deporte de lucha, como bien puede ser el kickboxing, el objetivo de esta lucha es derrotar a tu rival sin el uso de golpes, y es que esa es la mayor diferencia que tiene con el boxeo.

Para ganar, deberá hacer caer a su adversario al suelo, y debiendo tener ambos hombros sobre el tapiz, para que el árbitro de por finalizado el combate, proclamando un vendedor.

Se disputa sobre un tapiz de 12 x 12 metros, dividido en dos zonas, la superficie de combate es un círculo de 9 metros de diámetro, dividido a su vez en otras dos zonas, la zona central de lucha, de color amarillo, que es un círculo de 7 metros de diámetro y la zona de pasividad de un metro de anchura y de color rojo, la superficie de protección es el área comprendida entre la superficie de combate y el límite del tapiz, esta es de color azul.

En cuanto a las vestimentas de ambos adversarios visten una malla de una sola pieza de color rojo o azul, según le corresponda ya que esto esta predeterminado en una nómina que se entrega al inicio de cada competencia en la cual dice el nombre del luchador, el contrincante y también el color de malla que debe usar y además zapatillas que parecen botas que rodeen los tobillos pero sin tacón ni objetos metálicos que puedan dañar al contrario y cubriendo los cordones para no enredarse.

Cada combate está dividido en 3 periodos de 2 min cada uno, con un descaso de 30 seg. Las formas de ganar el combate son, bien por tocado, que es teniendo los dos hombros sobre el tapiz, o ganando dos de los tres periodos.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.