Ciclismo de Montaña en e-bikes, ¿Por qué usar Bicicletas Eléctricas?

Las e-bikes  están generando mucha polémica entre los amantes del deporte de bicicleta de montaña. Es habitual que algo que resulta nuevo y que está introduciéndose por primera vez cause ciertas dudas entre los que ya han construido toda una filosofía en torno a un deporte, pero lo cierto es que muchas de las quejas que se generan son cuanto menos poco consistentes.

Bicicleta Eléctrica bulls-2017-E-stream-Evo-3-275-pulgadas

Estas son algunos de los argumentos que esgrimen los contrarios al uso de bicis eléctricas de montaña y la respuesta que damos los aficionados:

Son motos y deberían de ser usadas como tales.

Esto es totalmente falso. Una bicicleta eléctrica tiene un pequeño motor de batería cuya energía actúa directamente en las bielas, nunca en las ruedas. Es necesario pedalear para que el motor actúe y si nuestra energía de pedaleo supera los 25 km/h el motor se desconecta automáticamente.

Son una auténtica revolución, Permiten que personas ajenas al deporte de bici de montaña accedan a sitios hasta ahora reservados para los aficionados a ese deporte y estos podrían tener comportamientos incívicos.

Otro argumento que nos resulta bastante fácil echar abajo, ¿acaso comprar una bici de montaña y tener forma física para manejarla sin la ayuda de un motor es garantía de comportamiento cívico? Evidentemente no y por desgracia son muchos los ejemplos que constatan esta realidad.

Recoger la basura cuando se pasa un día en el monte, respetar los códigos de circulación y comportarse como es debido con el resto de usuarios de los espacios naturales, incluidos los no humanos va con la persona y no con su pericia a la hora de manejar la bicicleta.

Con una bici eléctrica no haces deporte.

Al contrario de lo que piensa casi todo el mundo, en una bicicleta de montaña equipada con un motor central y un sensor de esfuerzo, realizas un sobreesfuerzo considerable, ya que el ritmo es mucho más alto y pedaleamos con muchas más ganas, sabiendo que nos guardamos en el bolso el as de la asistencia. Es cierto que el motor multiplica nuestra fuerza, y ahí esta la clave, sino ejercemos fuerza sobre el pedal, el motor no tendrá nada que multiplicar, por eso se llaman sensores de esfuerzo y por eso las bicicletas eléctricas de montaña con motores centrales están siendo tan populares. (también se puede instalar un sensor de esfuerzo en un motor ubicado en la rueda, ya sea trasera o delantera, ya que el sensor se instala en el eje del pedalier)

Las bicis eléctricas pueden ser peligrosas en los descensos por su peso y una persona que no tenga conocimientos de su manejo podría sufrir un accidente.

Aquí estamos parcialmente de acuerdo. Una bici eléctrica pesa bastante más que una bici convencional y esto, cuesta abajo se nota y hace que puedan alcanzarse velocidades muy altas. Pero aquí entra en juego el sentido común, si alguien que se compra una bici convencional se tira por una cuesta abajo pronunciada sin saber manejarla seguramente también acabe en el hospital.

Las bicis eléctricas tienen grandes ventajas en las marchas y salidas que no son técnicamente carreras.

Aquí el problema es querer competir en algo que no debería de ser una competición. En cualquier caso es tan sencillo como anotar por separado los tiempos de quienes acuden a estas salidas con una e-bike y quienes lo hacen con una bici convencional. Sería más o menos lo mismo que en carreras y maratones en las que compiten runners de diferentes categorías. Si hay voluntad, es fácil arreglar este problema que no es realmente tal.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.