Los niños y el deporte

Los niños y el deporte

Somos muchos los adultos preocupados por el bajo nivel de actividad física de nuestro entono, con cada vez más implicancias negativas para la salud. No obstante, solemos olvidarnos de un amplio sector de la sociedad, cuya relación con el deporte, a su edad, es crítica: los niños.

Cuanto más temprano comencemos a ejercitar y activar nuestro cuerpo, mayores serán los beneficios a mediano y largo plazo. Un niño educado en el deporte se convertirá en un adulto comprometido con el cuidado y bienestar de su cuerpo y de quienes lo rodean, en especial sus propios hijos.

Cómo acercar a los más pequeños

Ya en su más tierna infancia, los infantes pueden ser educados en el amor al deporte. Desde natación para bebés, EFI (educación física infantil), juegos y actividades que impliquen movimiento, deportes en equipo o en solitario… Las opciones son variadas e igualmente atractivas.

Al tratarse de niños, lo fundamental será encontrar una actividad adecuada para ellos, que además les resulte interesante y divertida (factores imprescindibles si se desea seguir sosteniéndola a lo largo del tiempo). Esto los hará felices, a ellos y a sus padres. Una opción es solicitar permiso en el centro deportivo cercano, para probar clases de actividades varias.

Una inversión a largo plazo

Puede suceder que al comienzo no sea nada fácil, y que el chiquillo en cuestión pruebe varias propuestas distintas hasta dar con su actividad predilecta. ¡A no decaer! Cuando crezca, medalla olímpica o no de por medio, estará más que agradecido con sus padres por haberle inculcado un hábito saludable desde pequeño.

 


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.