Lección 7: Evitar la obsesión

Evitar la obsesión. Si bien un cuerpo atlético y vigoroso es el objetivo de quienes buscan variar sus prácticas sedentarias y alimenticias por otras más activas y saludables, el exceso de ejercicio es contraproducente (como todos los extremos), y puede tener graves consecuencias en la salud, tanto física como mental.

El trastorno que se relaciona con el exceso de actividad física y la obsesión por un cuerpo musculoso es llamado vigorexia, y sus principales víctimas son hombres y adolescentes que buscan elevar su autoestima a través de la preocupación por la propia imagen y la búsqueda de un cuerpo trabajado y musculoso.

Los síntomas de la vigorexia son variados, y van desde la dedicación de 5 o más horas al día al ejercicio físico, el consumo de alimentos ricos en proteínas y la obsesión por la propia imagen. Las personas que padecen este trastorno suelen ser introvertidos, tener baja autoestima y una autoimagen distorsionada (al creer que son poco atractivos para el sexo opuesto).

Por su gran endemia en hombres jóvenes, la vigorexia también es conocida como Anorexia Masculina o Complejo de Adonis. Aunque, a pesar de que comparte ciertos aspectos con la bulimia, anorexia y otros trastornos alimenticios, la vigorexia tiene características propias como (en ciertos casos) el consumo de esteroides y anabolizantes, un peligroso cóctel que puede causar problemas cardiovasculares.

La búsqueda por el “cuerpo perfecto” es característica del mundo competitivo en el que vivimos, pero la obsesión desenfrenada puede tener graves repercusiones en la salud. El exceso de ejercicio, los cambios en la alimentación y la preocupación constante por el aspecto físico conllevan pensamientos obsesivos y dañinos, insatisfacción con el propio cuerpo y tendencia a la automedicación.

A pesar de que aun no hay consenso científico para definir este trastorno (la OMS no incluye una categoría que aborde sus síntomas), es claro que la vigorexia requiere tratamiento para regular la actividad física con un programa acorde a cada persona y sus necesidades. Asimismo, la terapia psicológica permitirá modificar la percepción que se tiene del propio cuerpo, y recuperar la autoestima.

 


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.