Conducta alimentaria

La conducta alimentaria en España en los adolescentes entre diez y dieciséis años, presenta grandes repercusiones de obesidad por los desajustes de ingestas de alimentos altos en grasas y a deshoras. No obstante en el desarrollo de la obesidad intervienen varios factores como la predisposición genética, la presencia de unos hábitos alimenticios inadecuados, muy evidentes en este periodo de la vida de los adolescentes por la pérdida del patrón de alimentación habitual, eliminación de comidas habituales así como de medias-mañanas y meriendas, consumo excesivo de bocadillos, dulces o chucherías, comidas fuera de casa, desprecio por las frutas y verduras, que los padres de estos adolescentes, no han sabido educar o reeducar hacia una vida alimentaria más estructurada y detallada.

Para el tratamiento de la obesidad en la adolescencia, se deben tener en cuenta los siguientes pasos generales:

Primero, el establecimiento de una alimentación adecuada, suficiente y equilibrada y nunca excesivamente restrictiva, es decir con la amplia variedad gastronómica que nos permite nuestra dieta mediterránea.

Segundo, se debe insistir en que mejoren los hábitos alimentarios, haciendo hincapié en las comidas fuera de casa sobre todo, ya que son las menos controladas por los padres del adolescente. Para ello, se deben evitar los fritos, los bocadillos y la bollería industrial, sobre todo esta última, ya que contiene gran cantidad de grasas saturadas. EL Los padres deben siempre que se pueda, que el adolescente consuman suficientes alimentos que contengan carbohidratos (cereales, frutas, verduras, etc.), procurando evitar las grasas sobre todo las de origen animal.

Y tercero, el adolescente debe evitar el sedentarismo y tener una vida de actividad física.


Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.